Tratamiento del Nódulo Tiroideo Sin Cirugia.

0

Ablación por radiofrecuencia (RFA) :

Una opción viable para algunas personas con cáncer de tiroides, así como nódulos tiroideos y adenoma paratiroideo.

Este tratamiento  está claramente indicado para problemas sintomáticos o cosméticos de nódulos tiroideo  benigno.

Los cánceres micropapilares <1.5 cm pueden ser extirpados por RFA si el paciente rechaza la cirugía o la vigilancia activa.

La RFA se puede usar en casos con bocios nodulares voluminosos para aliviar los síntomas.

Los adenomas paratiroideos  pueden ser extirpados por RFA si el paciente rechaza la cirugía.

Al hablar sobre los diferentes tipos de candidatos para la ablación por radiofrecuencia, el mejor candidato es aquel paciente con un nódulo tiroideo  benigno.

“La ablación por radiofrecuencia en estos pacientes, a comprobado  buenos resultados sin alterar  la función tiroidea”.

“Aunque la cirugía podría estar indicada, la ablación por radiofrecuencia es una opción viable, con beneficios en cuanto a riesgos, costos,  y recuperación MENOR”.

La anestesia, riesgos de la cirugía, complicaciones a corto, mediano y largo plazo así como la cicatriz es un gran inconveniente para la mayoría de las cirugías de tiroides.

Los pacientes que se sometan a tratamiento con RFA debe ser vigilado de igual forma que aquel que se somete a cirugía .

La RFA se ha utilizado incluso en algunos tipos de cáncer localizados con tumores no mayores a 1 cm, “Si bien puede algunos pacientes es necesario la cirugía , los riesgos y beneficios deben anteponerse en todos los casos, antes de realizar la ablación por radiofrecuencia”.

Un paciente que se considera un candidato ideal  es aquel que tiene un nódulo dominante como parte del problema de la tiroides.  “Para estos pacientes, la ablación por radiofrecuencia tiene un índice de efectividad por arriba del   97% de índice de curación.

La cirugía implícita una serie de morbilidades para el paciente como son: anestesia general, una mayor estancia hospitalaria, dolor e infecciones del campo quirúrgico, parálisis de la cuerda vocal por lesión del nervio recurrente con la consiguiente disfonía, hipoparatiroidismo transitorio o definitivo, hemorragias y hematomas por la situación clínica del paciente el cual puede ser hipertenso o estar en tratamiento con anticoagulantes o antiagregantes, por lo que un buen control de la hemostasia es esencial.

Dentro del tratamiento con RFA, los  efectos secundarios inmediatos o precoces podemos citar: sensación de calor o molestia, eritema moderado, inflamación, hipersensibilidad o disestesia al tacto y quemaduras, muy raramente. Dolor o molestias en el cuello.

En el primer día tras el tratamiento puede notarse una sensación de tensión en el cuello. Todos estos síntomas se tratan con medicación oral antiinflamatoria y/o analgésica.

Hematoma superficial que desaparece en poco tiempo. Inflamación en el cuello, muy rara. Fiebre que puede aparecer en los días posteriores al procedimiento y desaparece espontáneamente. Disfonía o alteración de la voz como consecuencia de la lesión del nervio recurrente laríngeo esto es excepcional ya que en todo momento durante el procedimiento diempre se vigilia la voz del paciente si esto se llega a presentar habitualmente es una alteración transitoria y reversible, aunque no puede descartarce una alteración permanente de la voz con un tono bajo de la misma por alteración de la movilidad de una de las cuerdas vocales

A diferencia de la cirugía, la ablación por ondas se ejecuta con anestesia local, por lo que su realización lleva poco tiempo, no necesita hospitalización, no deja cicatriz, permite incorporarse a la actividad habitual casi de inmediato, no produce hipotiroidismo, posee menos riesgos de alteración de la voz y reduce los problemas con la absorción de calcio.

Además, resulta ideal para pacientes con riesgo quirúrgico o que no deseen someterse a una intervención quirúrgica y se puede realizar durante el embarazo, la lactancia y en pacientes que llevan implantado un marcapasos.

Esta técnica consiste en la punción del nódulo tiroideo benigno previa aplicación de anestesia local. Una vez se inserta el electrodo de radiofrecuencia en el interior del nódulo, se produce la descarga de energía que va tratando las células del nódulo de manera controlada mediante ecografía.

El nódulo tiroideo benigno se irá reduciendo de una manera constante durante los seis meses posteriores al tratamiento hasta su completa desaparición. Los síntomas desaparecen con rapidez.

El tratamiento de nódulo tiroideo benigno mediante radiofrecuencia es una alternativa a la cirugía de tiroides que permite al paciente retomar su actividad diaria normal incluso el mismo día de la intervención.

Otras utilidades actuales de la radiofrecuencia son:

Cáncer de mama

Nódulo pulmonar.

Tumores en vejiga

Tumores óseos

Endometriosis

Miomatosis uterina .

Tumores hepáticos .

Tumores renales.

Somos pioneros en México  en el tratamiento del NODULO tiroideo por RADIOFRECUENCIA sin  necesidad de CIRUGIA., esta técnica fue descubierta en el año 2006 por el Dr. Baeck, Medico Coreano adscrito al departamento de Radiología e Imagen en el Instituto de Radiología en la Universidad de Ulsan, quien ha permitido conocer su técnica y permitirnos aplicarla con ciertas modificaciones en nuestra unidad medica.

REQUIERES UNA VALORACION ponte en contacto con nuestro personal quien con gusto te atenderá y resolverá todas tus dudas.

Nos encontramos en la ciudad de Pachuca Hidalgo en el teléfono 017711531226, whatsApp:7713323702.

NO TENEMOS SUCURSALES

¡El futuro está aquí! Y lo tenemos disponible para ti.

Compartir

****** COMENTA ESTO *********

avatar
  Subscribe  
Notificarme cuando